Ribera Hospital de Molina forma en ablación de miomas por radiofrecuencia a especialistas del Hospital de Denia

cirugía
  • La jefa del servicio de ginecología, la Dra. Esperanza Gadea, de Ribera Hospital de Molina ha ofrecido una formación para implantar esta técnica desarrollada en el centro molinense
  • La ablación transvaginal por radiofrecuencia de los fibromas uterinos es rápida, fácil, predecible, segura, económica y asegura a la paciente mejora calidad de vida, la conservación de su útero, fertilidad y mínimo riesgo quirúrgico

Ribera Hospital de Molina, gestionado por el grupo sanitario Ribera, ha ofrecido una formación práctica en ablación de miomas por radiofrecuencia a especialistas del Hospital de Denia, centro gestionado por el grupo Ribera, que se han desplazado hasta el municipio murciano. El taller práctico, impartido por la Dra. Esperanza Gadea, jefa de ginecología y especialista en la técnica, se ha desarrollado en quirófano con la participación de ambos equipos. 

La ablación transvaginal por radiofrecuencia es una técnica que, en palabras de la doctora Gadea Niñoles, está permitiendo ayudar a muchas mujeres, “teniendo en cuenta que aproximadamente el 70% de las mujeres desarrollan miomas, cuya máxima incidencia se produce a partir de los 50 años, y que, aunque normalmente son asintomáticos, en un 25% de los casos pueden llegar a provocar sangrado, presión pélvica, dolor y esterilidad o abortos”.

Los miomas son tumores benignos – su grado de malignización es inferior al 1% – que se originan en el tejido muscular del útero. Su tratamiento mediante la ablación por radiofrecuencia es una alternativa a la cirugía y es mínimamente invasiva, porque, explica la doctora Gadea Niñoles, “actúa directamente en el interior del mioma, termocoagulando el tejido a través de una fina aguja que emite en su punta radiofrecuencia, siempre de manera controlada, en el mioma y sin dañar el resto de útero. De esta forma, el mioma disminuye su tamaño y sintomatología”. 

La especialista de Ribera Hospital de Molina asegura que “al ser una técnica no quirúrgica, no daña el endometrio, lo que es muy positivo para la reproducción de la mujer, evitando cesáreas posteriores. Asimismo, se evita el quirófano y las complicaciones y tiempo de estancia posterior”. 

La doctora Gadea Niñoles concluye que “la ablación transvaginal por radiofrecuencia de los fibromas uterinos es rápida, fácil, predecible, segura, económica y asegura a la paciente mejora calidad de vida, la conservación de su útero, fertilidad y mínimo riesgo quirúrgico”. 
Ribera Hospital de Molina utiliza con éxito esta técnica en pacientes con deseo de gestación, en pacientes con sangrados excesivos como consecuencia de los miomas y en pacientes con adenomiosis.

Ribera Hospital de Molina reduce los miomas, el sangrado y mejora la fertilidad gracias a la ablación por radiofrecuencia

ginecología
  • La ablación transvaginal por radiofrecuencia de los fibromas uterinos es rápida, fácil, predecible, segura, económica y asegura a la paciente mejora calidad de vida, la conservación de su útero, fertilidad y mínimo riesgo quirúrgico

Los miomas son tumores benignos que se originan en el tejido muscular del útero que suelen producir aumento de sangrado y dolor, pero también, problemas de fertilidad, dificultad para la gestación, incrementa la probabilidad de abortos, dolor pélvico e incluso, según el tamaño, aumento del volumen abdominal.
La sintomatología y el tamaño del mioma determinan el tratamiento a utilizar: tratamientos hormonales, tratamiento quirúrgico (miomectomía o histerectomía) e, incluso, la técnica de radiofrecuencia, que Ribera Hospital de Molina, gestionado por el grupo sanitario Ribera, desarrolla desde hace un par de años. 
“La radiofrecuencia de miomas es una alternativa a la cirugía y es mínimamente invasiva. La ablación por radiofrecuencia actúa directamente en el interior del mioma termocoagulando el tejido a través de una fina aguja que emite en su punta radiofrecuencia, siempre de manera controlada, en el mioma y sin dañar el resto de útero. De esta forma, el mioma disminuye su tamaño y sintomatología”, explica la responsable del Servicio de Ginecología y Obstetricia, Esperanza Gadea Niñoles, quien asegura que “al ser una técnica no quirúrgica, no daña el endometrio, lo que es muy positivo para la reproducción de la mujer, ya que evita cesáreas posteriores. Asimismo, se evita el quirófano y las complicaciones y tiempo de estancia posterior”.
En su apuesta por la cirugía mínimamente invasiva, Ribera Hospital de Molina dispone de “aparataje para histeroscopia ambulatoria sin necesidad de quirófano para valorar cavidad uterina de cara a la fertilidad, así como extirpación de pólipos y miomas submucosos, es decir, los que están dentro de la cavidad endometrial. En nuestro Servicio de Ginecología, también realizamos valoración del cuello uterino para valorar lesiones cervicales mediante colposcopia, y tratamientos de ligaduras de trompas y cualquier patología ginecológica mediante laparoscopia, siempre que sea posible”, explica Esperanza Gadea.
La doctora Gadea Niñoles concluye que “la ablación transvaginal por radiofrecuencia de los fibromas uterinos es rápida, fácil, predecible, segura, económica y asegura a la paciente mejora calidad de vida, la conservación de su útero, fertilidad y mínimo riesgo quirúrgico”. 
Desde hace casi dos años, Ribera Hospital de Molina utiliza con éxito esta técnica en pacientes con deseo de gestación, en pacientes con sangrados excesivos como consecuencia de los miomas y en pacientes con adenomiosis.
El servicio de ginecología cuenta con otras técnicas como el laser para mejorar la sequedad, incontinencia, liquen, labioplastias y virus del papiloma humano.

La ablación de miomas por radiofrecuencia, desarrollada en Ribera Hospital de Molina, Premio del 36 Congreso Nacional de Ginecología y Obstetricia

  • La jefa del servicio de ginecología de Ribera Hospital de Molina ha recibido este reconocimiento entregado por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO)
  • La ablación transvaginal por radiofrecuencia de los fibromas uterinos es rápida, fácil, predecible, segura, económica y asegura a la paciente mejora calidad de vida, la conservación de su útero, fertilidad y mínimo riesgo quirúrgico

Molina de Segura, 27 de octubre de 2021 -. La jefa del servicio de Ginecología de Ribera Hospital de Molina, gestionado por el grupo sanitario Ribera, la doctora Esperanza Gadea Niñoles, ha recibido el Premio del 36 Congreso Nacional de Ginecología 2021, organizado por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), a la ponencia elevada a comunicación sobre “Ablación de miomas por radiofrecuencia. Experiencia en Ribera Hospital de Molina y en el Hospital Lorenzo Guirao de Cieza”.

Una técnica que, en palabras de la doctora Gadea Niñoles, está permitiendo ayudar a muchas mujeres, “teniendo en cuenta que aproximadamente el 70% de las mujeres desarrollan miomas, cuya máxima incidencia se produce a partir de los 50 años, y que, aunque normalmente son asintomáticos, en un 25% de los casos pueden llegar a provocar sangrado, presión pélvica, dolor y esterilidad o abortos”.

Los miomas son tumores benignos – su grado de malignización es inferior al 1% – que se originan en el tejido muscular del útero. Su tratamiento mediante la ablación por radiofrecuencia es una alternativa a la cirugía y es mínimamente invasiva, porque, explica la doctora Gadea Niñoles, “actúa directamente en el interior del mioma, termocoagulando el tejido a través de una fina aguja que emite en su punta radiofrecuencia, siempre de manera controlada, en el mioma y sin dañar el resto de útero. De esta forma, el mioma disminuye su tamaño y sintomatología”. La especialista de Ribera Hospital de Molina asegura que “al ser una técnica no quirúrgica, no daña el endometrio, lo que es muy positivo para la reproducción de la mujer, evitando cesáreas posteriores. Asimismo, se evita el quirófano y las complicaciones y tiempo de estancia posterior”.

La experiencia presentada en el Congreso de la SEGO arroja los siguientes resultados:

  • En los casos con síntomas de comprensión, la sintomatología se ha resuelto y el volumen del mioma se ha reducido en un 60% en 6 meses.
  • En los casos de hipermenorrea, al mes ya se había reducido tanto la cantidad como los días de sangrado entre un 25-50%, y el volumen del mioma entre un 52-60%. A los 6 meses, la reducción del volumen del mioma se había situado entre el 78-83%.
  • En los casos con problemas de fertilidad, a los 6 meses el mioma se había reducido en un 70%, permitiendo, al año, dos embarazos y dos partos eutócicos.

La doctora Gadea Niñoles concluye que “la ablación transvaginal por radiofrecuencia de los fibromas uterinos es rápida, fácil, predecible, segura, económica y asegura a la paciente mejora calidad de vida, la conservación de su útero, fertilidad y mínimo riesgo quirúrgico”.

Desde hace casi dos años, Ribera Hospital de Molina utiliza con éxito esta técnica en pacientes con deseo de gestación, en pacientes con sangrados excesivos como consecuencia de los miomas y en pacientes con adenomiosis.

Tratamiento de miomas con radiofrecuencia

11 enero 2021.- Los miomas son tumores benignos – su grado de malignización es inferior al 1% – que se originan en el tejido muscular del útero. La sintomatología es diversa en función del tipo de mioma, su localización en el útero o su tamaño. Así, suelen producir aumento de sangrado y dolor, pero también, problemas de fertilidad, dificultad para la gestación, incrementa la probabilidad de abortos, dolor pélvico e incluso, según el tamaño, aumento del volumen abdominal.

La sintomatología y el tamaño del mioma determinan el tratamiento a utilizar: tratamientos hormonales, tratamiento quirúrgico (miomectomía o histerectomía) e, incluso, la técnica de radiofrecuencia, que el Hospital de Molina desarrolla desde hace más de un año.

“La radiofrecuencia de miomas es una alternativa a la cirugía y es mínimamente invasiva. La ablación por radiofrecuencia actúa directamente en el interior del mioma termocoagulando el tejido a través de una fina aguja que emite en su punta radiofrecuencia, siempre de manera controlada, en el mioma y sin dañar el resto de útero. De esta forma, el mioma disminuye su tamaño y sintomatología”, explica la responsable del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital de Molina, Esperanza Gadea Niñoles, quien asegura que “al ser una técnica no quirúrgica, no daña el endometrio, lo que es muy positivo para la reproducción de la mujer, ya que evita cesáreas posteriores. Asimismo, se evita el quirófano y las complicaciones y tiempo de estancia posterior”.

La aparición de miomas suele ser más frecuente en mujeres de edad fértil, aunque, según Gadea Niñoles, deben ser revisados también durante la menopausia.

El Hospital de Molina ha realizado con éxito radiofrecuencia de miomas en pacientes con deseo de gestación y miomas, en pacientes con sangrados excesivos producidos por estos miomas y también en adenomiosis.

En su apuesta por la cirugía mínimamente invasiva, el Hospital de Molina dispone de “aparataje para histeroscopia ambulatoria sin necesidad de quirófano para valorar cavidad uterina de cara a la fertilidad, así como extirpación de pólipos y miomas submucosos, es decir, los que están dentro de la cavidad endometrial. En nuestro Servicio de Ginecología, también realizamos valoración del cuello uterino para valorar lesiones cervicales mediante colposcopia, y tratamientos de ligaduras de trompas y cualquier patología ginecológica mediante laparoscopia, siempre que sea posible”, explica Esperanza Gadea.

El Hospital de Molina, pionero en el tratamiento de miomas con radiofrecuencia

3 marzo 2020.- Los miomas son tumores benignos – su grado de malignización es inferior al 1% – que se originan en el tejido muscular del útero. La sintomatología es diversa en función del tipo de mioma, su localización en el útero o su tamaño. Así, suelen producir aumento de sangrado y dolor, pero también, problemas de fertilidad, dificultad para la gestación, incrementa la probabilidad de abortos, dolor pélvico e incluso, según el tamaño, aumento del volumen abdominal.

La sintomatología y el tamaño del mioma determinan el tratamiento a utilizar: tratamientos hormonales, tratamiento quirúrgico (miomectomía o histerectomía) e incluso la nueva técnica de radiofrecuencia.

“La radiofrecuencia de miomas es una alternativa a la cirugía y es mínimamente invasiva. La ablación por radiofrecuencia actúa directamente en el interior del mioma termocoagulando el tejido a través de una fina aguja que emite en su punta radiofrecuencia, siempre de manera controlada, en el mioma y sin dañar el resto de útero. De esta forma, el mioma disminuye su tamaño y sintomatología”, explica la responsable del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital de Molina, Esperanza Gadea Niñoles, quien asegura que “al ser una técnica no quirúrgica, no daña el endometrio, lo que es muy positivo para la reproducción de la mujer, ya que evita cesáreas posteriores. Asimismo, se evita el quirófano y las complicaciones y tiempo de estancia posterior”.

La aparición de miomas suele ser más frecuente en mujeres de edad fértil, aunque, según Gadea Niñoles, deben ser revisados también durante la menopausia.

El Hospital de Molina es pionero en el uso de esta técnica en la Región de Murcia. Actualmente ya se han realizado con éxito radiofrecuencia de miomas en el centro hospitalario tanto en pacientes con deseo de gestación y miomas, como en pacientes con sangrados excesivos producidos por estos miomas. También se está empezando a usar en adenomiosis.

El Hospital de Molina apuesta por la cirugía mínimamente invasiva y, en este sentido, dispone de “aparataje para histeroscopia ambulatoria sin necesidad de quirófano para valorar cavidad uterina de cara a la fertilidad, así como extirpación de pólipos y miomas submucosos, es decir, los que están dentro de la cavidad endometrial. En nuestro Servicio de Ginecología, también realizamos valoración del cuello uterino para valorar lesiones cervicales mediante colposcopia, y tratamientos de ligaduras de trompas y cualquier patología ginecológica mediante laparoscopia, siempre que sea posible”, explica Esperanza Gadea.