Fisioterapeutas de Ribera Hospital de Molina recuerdan a los estudiantes cuidar su higiene postural durante el curso

fisioterapia
  • Ana María Dasí, responsable de fisioterapia, recomienda adoptar una posición cómoda, llevar las mochilas de forma correcta y realizar ejercicio de movilidad después de cierto tiempo de la misma posición

El pasado 8 de septiembre arrancó el curso escolar en la Región de Murcia, coincidiendo este año con la conmemoración del Día de la Fisioterapia. Es por ello que, el servicio de fisioterapia de Ribera Hospital de Molina, gestionado por el grupo sanitario Ribera, insiste en la importancia de que los estudiantes conozcan cómo tienen que estar sentados durante las horas de clase, estudiando o haciendo deberes para que no les duela la espalda.


Ana María Dasí, responsable de fisioterapia, asegura que “las personas que suelen pasar mucho rato sentadas acaban cansados, moviéndose y removiéndose en el asiento hasta acabar sentados al estilo “indio”, escurriéndose en la silla hasta quedar fuera de ella, encogiendo la espalda y retrayendo los hombros hasta quedar prácticamente tirados encima de la mesa y el teclado”.

Según Dasí, “con el comienzo del curso escolar es importante recordar a los jóvenes que deben de cuidar su espalda con pequeños detalles como colocarse bien la mochila o mantener una correcta postura para comenzar con buen pie el colegio”.


Además, los especialistas recuerdan la importancia de hacer entre 30 o 40 minutos diarios de actividad física moderada para contrarrestar el estar todo el día sentado. “Debemos integrar la actividad física diaria como uno de nuestros hábitos. Todo suma, caminar para ir al trabajo, usar la bicicleta para desplazarnos, subir y bajar por las escaleras, deporte, jugar con nuestros hijos, pasear a las mascotas, bailar…”.

Teniendo en cuenta durante el curso estos pequeños consejos, los jóvenes podrán evitar malestar lumbar manteniendo así una buena calidad de vida.

Ribera Hospital de Molina recuerda a los estudiantes cuidar su higiene postural en época de exámenes

higiene postural
  • En épocas de exámenes finales, Selectividad y presentación de trabajos de fin de grado o máster se incrementan las lesiones de espalda debido a posiciones incorrectas durante largas jornadas de estudio
  • Ana María Dasí, responsable de fisioterapia, recomienda adoptar una posición cómoda, relajada, hacer descansos para pasear y realizar ejercicio de movilidad después de cierto tiempo de la misma posición

 El dolor de espalda, y en concreto el dolor lumbar, es un importante problema de salud con gran impacto para la sociedad, en términos de pérdida de calidad de vida, y se incluye entre los padecimientos más frecuentes en la población española. En época de exámenes finales y preparación de la selectividad (EBAU, EVAU o PAU, según la región española), las horas que jóvenes y adolescentes dedican a estudiar, sobre todo los de Bachiller y los universitarios, aumentan los casos de pacientes que acuden al servicio de Rehabilitación con dolor cervical y lumbar.
Ribera Hospital de Molina,  gestionado por el grupo sanitario Ribera, insiste en la importancia de que los estudiantes conozcan cómo tienen que estar sentados estudiando, haciendo deberes o trabajos de final de Grado o máster para que no les duela la espalda. Ana María Dasí, responsable de fisioterapia, asegura que “las personas que suelen pasar mucho rato sentadas acaban cansados, moviéndose y removiéndose en el asiento hasta acabar sentados al estilo “indio”, escurriéndose en la silla hasta quedar fuera de ella, encogiendo la espalda y retrayendo los hombros hasta quedar prácticamente tirados encima de la mesa y el teclado”. 
Según Dasí, “no estamos diseñados para estar mucho tiempo sentados. Nuestra columna vertebral tiene una serie de curvaturas fisiológicas que varían cuando permanecemos mucho tiempo sentados. Nuestra musculatura, con el sedentarismo se debilita y acorta. Pasar más de seis horas sentado hace que nos encontremos con escoliosis, hipercifosis, hiperlordosis… dolores musculares, acortamientos musculares o dolores de cabeza”.
Se recomienda levantarse cada hora, hora y media de 3 a 4 minutos, para evitar la rigidez articular y muscular, oxigenar tejidos, activar la circulación y la mecánica ventilatoria, hacer algún estiramiento y regresar a la silla manteniendo una buena postura. Además, los especialistas recuerdan la importancia de hacer entre 30 o 40 minutos diarios de actividad física moderada para contrarrestar el estar todo el día sentado. “Debemos integrar la actividad física diaria como uno de nuestros hábitos. Todo suma, caminar para ir al trabajo, usar la bicicleta para desplazarnos, subir y bajar por las escaleras, deporte, jugar con nuestros hijos, pasear a las mascotas, bailar…”.
Consejos generales para estudiantes en época de estudios: 

  • Tener una buena higiene postural, al estar sentado. Se debe apoyar completamente los pies en el suelo y mantener las rodillas al mismo nivel o por encima de las caderas, la columna bien apoyada en el respaldo, los antebrazos apoyados en ángulo de 90º en la mesa, también conviene recordar que hay que evitar tener las piernas cruzadas o subidas en el asiento y sentarse encima de ellas.
  • Elegir un mobiliario adecuado también es importante. La silla debe tener las condiciones necesarias para mantener la higiene postural antes mencionada, aparte de un asiento firme que nos ayude a estabilizar las caderas y un soporte lumbar que recoja nuestro cuerpo y se adapte a este, así como apoyabrazos regulables en altura. En consonancia la mesa también tendrá la altura y el tamaño adecuado para tener los antebrazos bien apoyados en ella.
  • Debemos hacer mención especial a una buena iluminación, que puede evitar dificultades visuales.
  • Es importante intercalar periodos de descanso cortos tras permanecer una hora sentados y no permanecer en la misma postura durante periodos prolongados. Podemos aprovechar para hacer estiramientos suaves.
  • Realizar ejercicio continuado. Es muy importante la actividad física diaria.
  • No hay que olvidar que el descanso y la alimentación también son importantísimos. Dormir 7 u 8 horas ayuda a reducir el cansancio, mientras que una buena nutrición en esta época ayuda a mejorar el rendimiento y la concentración, así como disminuir la fatiga.

Ana Dasí Espinosa: “El 90% de los latigazos cervicales se recuperan sin secuelas”

  • La clave para minimizar las consecuencias de esta lesión reside en recibir asistencia médica inmediatamente después del accidente, ya que, si no se trata a tiempo, se puede cronificar
  • La edad, patologías previas, la ocupación del lesionado dentro del coche y su posición en el momento del accidente, las circunstancias del accidente… son factores que determinarán la recuperación y su duración

Molina de Segura, 18 de noviembre de 2021 -. El próximo 21 de noviembre se celebra el Día Mundial en recuerdo de las víctimas de accidente de tráfico. Una de las primeras consecuencias más comunes de un accidente de tráfico por detrás es el conocido como “latigazo cervical”. Una lesión que se produce por un movimiento rápido y enérgico del cuello, hacia atrás y hacia adelante, cuyo síntoma más frecuente es la cervicalgia o dolor cervical. Se localiza tanto en zona suboccipital, parte superior de los hombros, extremidades superiores y zona interescapular y suele ser un color continuo que se asocia a las contracturas y a la pérdida de movilidad.

La responsable del servicio de Fisioterapia de Ribera Hospital de Molina, gestionado por el grupo sanitario Ribera, Ana Mª Dasí Espinosa, explica que ésta no es la única consecuencia: “Otros síntomas del latigazo cervical son las cefaleas de predominio occipital o suboccipital, que pueden irradiarse hacia la región parietal, temporal u orbital. También los vértigos o sensación de desequilibrio, la debilidad y falta de fuerza, el dolor lumbar provocado por la inmovilización de la pelvis con el cinturón de seguridad al tiempo que el tronco se mueve libremente, el bloqueo del sacro y la disminución de la movilidad de la charnela dorsolumbar, las parestesias, las disfunciones de la articulación temporo-mandibular, ansiedad… Son síntomas que aparecen entre las primeras y 72 horas posteriores al accidente”.

La clave para minimizar las consecuencias de esta lesión reside en recibir asistencia médica inmediatamente después del accidente, ya que, según afirma la especialista de Ribera Hospital de Molina, si no se tratan a tiempo, estas lesiones se pueden cronificar: “Cuando hablamos de latigazo cervical, lo más normal es que no queden secuelas, o que éstas sean mínimas. Sin embargo, la existencia de patologías previas, un mal diagnóstico, una incorrecta o inexistente recuperación pueden suponer una cronificación del dolor y complicaciones posteriores. Solo el 10% de los casos se cronifican y condenan al paciente a sufrir dolores de por vida”.

El tiempo de recuperación depende del tipo de accidente y de la persona. La edad, patologías previas, la ocupación del lesionado dentro del coche y su posición en el momento del accidente, las circunstancias del accidente… son factores que determinarán la recuperación y su duración. Hay que tener en cuenta, según afirma Dasí Espinosa, que la mayoría de los afectados se recuperan entre uno y tres meses, sin embargo a otros, el dolor y la incapacidad les dura más de seis meses o incluso se les puede cronificar: “Desde la fisioterapia, nos encargamos de realizar una exhaustiva exploración y establecer un tratamiento hecho a medida con el objetivo de disminuir el dolor, recuperar la movilidad biomecánica funcional del raquis anterior al traumatismo, relajar la musculatura y liberar la tensión del cuello. Con todo esto, se intenta evitar que se cronifiquen las lesiones”.

La fisioterapia dispone de un amplio abanico de técnicas y abordajes terapéuticos para tratar estas patologías: magnetoterapia, termoterapia, crioterapia, electroterapia, cinesiterapia pasiva y activa, punción seca, masajes, osteopatía, inducción miofascial, movilización neurodinámica…

La fisioterapia actúa sobre las alteraciones físicas, cardiorrespiratorias y osteomusculares producidas por la COVID persistente

  • La fisioterapia es clave para atender a los pacientes de COVID19 y abordar las secuelas de esta enfermedad
  • El objetivo de la rehabilitación de la COVID persistente es fomentar la autonomía e independencia de los pacientes, así como su mejora anímica

Molina de Segura, 7 de septiembre de 2021 -. Pacientes con síndrome de fragilidad, dolor, cicatrices, fatiga, encefalopatía, falta de concentración, fibrosis, disnea, debilidad muscular, sarcopenia, contracturas, retracciones, osteonecrosis, miopatías, polineuropatías… Éstas son algunas de las secuelas que presentan pacientes que han padecido la COVID19 y que continúan mostrando semanas o meses después de la infección inicial.  

La COVID19 ha cambiado el papel de la fisioterapia, que se ha revelado clave para atender a los pacientes con esta enfermedad y sus secuelas. Así se pone de manifiesto en el Día Mundial de la Fisioterapia que se celebra mañana 8 de septiembre y que gira en torno a la COVID persistente y la rehabilitación.

En este sentido, la responsable del Servicio de Fisioterapia de Ribera Hospital de Molina, gestionado por grupo sanitario Ribera, Ana Mª Dasí Espinosa explica que “la fisioterapia actúa sobre las alteraciones físicas, cardiorrespiratorias y osteomusculares, teniendo en cuenta las secuelas y déficits que padezca cada paciente. Debemos tener en cuenta que, por ahora, se desconoce por qué aparecen estas secuelas y qué pacientes se ven más afectados. De hecho, su aparición no está relacionada directamente con la gravedad de la enfermedad, aunque podemos decir que aquellas personas de más edad, con patologías previas a la infección, las hospitalizadas y las que han estado en las UCIS con largos periodos de ventilación mecánica, son las más propensas a padecerlas”.

Las secuelas de la COVID19 pueden aparecer también después de un tiempo pasada la infección inicial, fluctuar, persistir y empeorar con el esfuerzo físico o mental, e incluso provocar limitaciones importantes en las actividades de la vida diaria.

Por eso, afirma Dasí Espinosa, es fundamental para estos pacientes realizar un programa de ejercicios físicos estructurado y constante, realista y con objetivos alcanzables, junto con un programa de fisioterapia respiratoria, que les permita “recuperar la masa, flexibilidad y fuerza muscular general; reducir las miopatías, artropatías y polineuropatías asociadas a la degeneración de las fibras musculares; mejorar la funcionalidad respiratoria, reeducar los patrones respiratorios y la eficiencia cardiaca; reducir la disnea, la fatiga y la astenia; recuperar las reservas fisiológicas del organismo; mejorar la propiocepción, la coordinación y el equilibrio; y restablecer la tolerancia al esfuerzo en el desempeño de las actividades de la vida diaria”.

La especialista de Ribera Hospital de Molina afirma que, con estos beneficios terapéuticos, los pacientes serán más autónomos, fomentando la independencia y haciendo que mejoren anímicamente de manera significativa.

El Hospital de Molina retoma su actividad gradualmente

11 mayo 2020.- Tras el cese de parte de su actividad por el Estado de Alarma decretado el 14 de marzo, debido a la pandemia del COVID-19, el Hospital de Molina retoma su actividad quirúrgica, de consultas y de rehabilitación, de manera gradual, reforzando sus medidas de seguridad y protección para sus pacientes.

Así, hoy lunes 11 de mayo comienza la actividad en las consultas de Especialidades de Dermatología, Traumatología, Neurofisiología, Ginecología y Obstetricia, Medicina Vascular y Unidad de Lesionados de Tráfico. Asimismo, el Servicio de Imagen Diagnóstica ya se está poniendo en contacto con los pacientes, cuyas pruebas quedaron pendientes de realizar debido al Estado de Alarma. Y el próximo miércoles 13 de mayo, retoma su actividad el Servicio de Fisioterapia.

El Hospital de Molina ha reforzado sus medidas de seguridad y protección para su personal y para todos los pacientes que acudan a sus instalaciones, de manera que, antes de acceder al Hospital, se les hace un triaje: check de preguntas establecidas por la Consejería de Salud, toma de temperatura e higiene de manos. Se debe acudir al Hospital con mascarilla. Y sólo en caso de que el paciente sea dependiente, menor o con discapacidad, podrá acudir con un único acompañante, que también deberá llevar mascarilla.

El Hospital también ha adaptado sus instalaciones, de manera que la ocupación máxima de las salas de espera es del 30% y los ascensores se han independizado para un mejor control de los circuitos de pacientes. También se reforzado el plan de limpieza de todas las instalaciones, material y aparataje del centro hospitalario.

Se mantienen las medidas de protección de todo el personal sanitario, equipado con EPIs y sometido a los tests rápidos, para su propia seguridad y la de los pacientes.

El Hospital de Molina también realiza pruebas PCR y tests rápidos cuantitativos y cualitativos a todos los pacientes, a quienes se les haya prescrito por privado, por compañía aseguradora o por empresa.

Mientras los pacientes permanezcan en el centro hospitalario, el Hospital de Molina les recomendará higiene de manos en todos los servicios a los que acudan y el deber de mantener la distancia de seguridad de 1’5 – 2 metros.

Máster título propio en Anatomía ecográfica del aparato locomotor y del sistema nervioso periférico

28 enero 2020.- El Hospital de Molina, a través de su Cátedra de Investigación de la UCAM, pone en marcha el Máster título propio en Anatomía ecográfica del aparato locomotor y del sistema nervioso periférico, que se impartirá de manera semipresencial del 6 de marzo al 11 de julio.

Bajo la dirección académica del Catedrático de Anatomía Humana y Médico Especialista en Radiodiagnóstico, Dr. Andrés Martínez-Almagro Andreo, este Máster pretende dar a conocer con detalle sobre cadáver la disposición y topografía de los elementos anatómicos del aparato locomotor, manejar adecuadamente un equipo ecográfico, reconocer las estructuras anatómicas “in vivo” mediante ecografía, realizar correctamente punciones ecoguiadas en piezas anatómicas y explorar e identificar los nervios periféricos.

El Máster está dirigido a licenciados, graduados y diplomados en ciencias de la salud, de manera especial en medicina, fisioterapia, podología y enfermería. El número de plazas es limitado y su plazo de inscripción ya está abierto.  

Toda la información, así como el formulario de inscripción, están disponibles en el siguiente enlace:  https://www.hospitaldemolina.es/formacion

Dolor en el talón – talalgia-

Dolor de talón (talalgia)

El dolor de talón es un problema muy común en los pies. La víctima por lo general siente dolor ya sea bajo el talón (fascitis plantar) o justo detrás de ella (tendinitis de Aquiles), donde el tendón de Aquiles se conecta al hueso del talón.

A pesar de que el dolor en el talón puede ser severo y a veces incapacitante, rara vez es una amenaza para la salud. El dolor de talón suele ser leve y generalmente desaparece por sí solo; Sin embargo, en algunos casos el dolor puede persistir y convertirse en crónico.

Hay 26 huesos en el pie humano, de los cuales el calcáneo es el más grande. El talón humano está diseñado para proporcionar un soporte rígido para el peso del cuerpo. Cuando estamos caminando o corriendo absorbe el impacto del pie cuando golpea el suelo, y nos arroja hacia adelante en nuestro siguiente paso. Los expertos dicen que el estrés que soporta un pie al caminar puede ser 1,25 veces nuestro peso corporal, y 2,75 veces al correr. En consecuencia, el talón es vulnerable a los daños y, en última instancia, al dolor.

En la mayoría de los casos, el dolor en el talón tiene una causa mecánica. También puede ser causada por artritis, infección, un problema autoinmune, traumático, un problema neurológico, o alguna otra condición sistémica (condición que afecta a todo el cuerpo).


Causas del dolor en el talón

Las causas comunes del dolor de talón incluyen:

Fascitis plantar. La fascia plantar es un fuerte ligamento en forma de cuerda de arco que se extiende desde el calcáneo (hueso del talón) hasta la punta del pie.A veces el problema puede ocurrir en el centro del pie. El paciente experimenta dolor bajo el pie, especialmente después caminar tras largos períodos de descanso

Bursitis del talón – inflamación de la parte posterior del talón, la bursa (un saco fibroso lleno de líquido). También puede ser causada por la presión del calzado. El dolor suele sentirse bien en el interior del talón o en la parte posterior del talón. A veces el tendón de Aquiles puede hincharse. A medida que avanza el día, el dolor generalmente empeora.

Síndrome del túnel del tarso – un nervio en la parte posterior del pie se pinza, o atrapa. Este es un tipo de neuropatía por compresión que puede ocurrir en el tobillo o en el pie.

Inflamación crónica de la almohadilla del talón – causada ya sea por la almohadilla del talón se vuelven demasiado delgadas, o exceso de peso.

Fractura por estrés: se trata de una fractura causada por estrés repetitivo o ejercicio extenuante, los deportes o el trabajo manual pesado. Los corredores son particularmente propensos a la fractura por estrés en los huesos metatarsianos del pie. También puede ser causada por la osteoporosis.

Enfermedad de Severs – la causa más común del dolor del talón en niños y adolescentes, sobre todo si practican deporte, causada por el uso excesivo y el microtrauma repetitivo de las placas del crecimiento del calcáneo (hueso del talón). Los niños entre 7 y 15 años son los más afectados.

Tendinopatía degenerativa Aquiles. Una condición crónica (a largo plazo) asociada con la degeneración progresiva del tendón de Aquiles. A veces, el tendón de Aquiles no funciona correctamente debido a múltiples, pequeñas roturas microscópicas del tendón, que no puede sanar y repararse correctamente. Finalmente, el tendón engrosa, se debilita y se vuelve doloroso.

Contusión ósea del calcáneo.

Quiste óseo – un quiste lleno de líquido en un hueso.

Gota – los niveles de ácido úrico en la sangre aumentan hasta que el nivel se vuelve excesivo (hiperuricemia), causando que los cristales de urato se acumulen alrededor de las articulaciones. Esto causa inflamación y dolor severo cuando ocurre un ataque de gota.

 


Sintomas

El dolor en el talón suele aparecer poco a poco, sin lesiones en el área afectada. Se activa con frecuencia usando un zapato plano, tal como sandalias. El calzado plano puede estirar la fascia plantar hasta tal punto que el área se hinche (inflamación).

En la mayoría de los casos, el dolor está bajo el pie, hacia el frente del talón.

Discinesia post-estática (dolor después del descanso) – los síntomas tienden a ser peores justo después de levantarse de la cama por la mañana, y después de un período de descanso durante el día.

Después de un poco de actividad los síntomas a menudo mejoran un poco. Sin embargo, pueden empeorar de nuevo hacia el final del día.


Cuando consultar al médico acerca del dolor en el talón

Dolor severo acompañado de hinchazón cerca de su talón

Hay entumecimiento u hormigueo en el talón, así como dolor y fiebre

No puede caminar normalmente

No puede doblar el pie hacia abajo

Usted no puede ponerse de puntillas

El dolor en el talón ha persistido durante más de una semana

Todavía hay dolor en el talón cuando no está de pie o caminando.


Diagnosticar el dolor del talón

Su médico realizará un examen físico, y hará preguntas pertinentes sobre el dolor. El médico también le preguntará al paciente cuánto camina y está de pie, qué tipo de calzado se usa, y detalles de su historial médico. A menudo esto es suficiente para hacer un diagnóstico.

A veces se necesitan más pruebas diagnósticas, como análisis de sangre y exploraciones de imagen. Normalmente una radiografía lateral del talón y una ecografía son suficientes para confirmar las causas más frecuentes de dolor en el talón. En raros casos se necesitan pruebas más complejas como la resonancia magnética. Un error común entre los pacientes es pensar que su dolor de talón está producido por un espolón óseo más o menos grande que puede aparecer en la parte más inferior del hueso del talón (calcáneo). Este espolón no suele ser el causante del dolor sino más bien la consecuencia de un exceso de tensión de la fascia plantar.


Tratamientos para el dolor del talón

La gran mayoría de los pacientes se recuperan con tratamientos conservadores:

Fármacos anti-inflamatorios no esteroideos. El no esteroideo distingue a los AINE de otros fármacos que contienen esteroides, que también son antiinflamatorios. Los AINEs no son narcóticos (no inducen estupor). Para los pacientes con fascitis plantar pueden ayudar con el dolor y la inflamación.

Los cuidados en el hogar, como el descanso, el uso de bolsas de hielo, el calzado adecuado y los apoyos para los pies, suelen ser suficientes para aliviar el dolor en el talón. Se usan en las fases iniciales del tratamiento plantillas con un almohadillado especial en la zona del talón para reducir la presión y el dolor.

Las infiltraciones de corticoides en el lugar del dolor son muy útiles en el tratamiento del dolor de talón cuando las medidas anteriores no dan resultado. Sin embargo, las inyecciones múltiples pueden dar lugar a una fascia plantar debilitada, aumentando perceptiblemente el riesgo de la rotura y del encogimiento del cojín graso que cubre el hueso del talón. Algunos médicos pueden usar ecografía para ayudarlos a asegurarse de que se han inyectado en el lugar correcto.

Fisioterapia

El fisioterapeuta puede enseñar a los ejercicios del paciente que estiran la fascia plantar y el tendón de Aquiles, así como fortalecer los músculos de la pierna, resultando en una mejor estabilización del tobillo y talón. También aplicará distintas técnicas de electroterapia para reducir el dolor y la inflamación

Terapia de ondas de choque extracorpórea

Las ondas sonoras están dirigidas a la zona afectada para estimular la curación. Este tipo de terapia sólo se recomienda para casos crónicos (a largo plazo), que no han respondido a la terapia conservadora.

Infiltraciones de plasma rico en plaquetas

Se usa una preparación de la propia sangre del paciente inyectada en la zona de dolor. Hay varios estudios que demuestran su efectividad en el tratamiento del dolor de talón en pacientes en los que otras medidas no quirúrgicas no han dado resultado. Es una técnica segura con menos efectos secundarios que la infiltración con corticoides. En nuestro servicio la realizamos bajo control ecográfico

Cirugía

La fascia plantar se separa del hueso del talón. Este procedimiento sólo se recomienda si nada más funciona. Existe el riesgo de que el arco del pie se debilite posteriormente.

En el Hospital de Molina estamos llevando a cabo un estudio junto a la facultad de fisioterapia de la Universidad de Murcia con un tratamiento fisioterápico y médico específico para el tratamiento del dolor de talón. Si está interesad@ contacte con el Dr. Diego Giménez Belmonte en las consultas externas del Hospital de Molina (968644030)