Plasma Rico en Plaquetas: tratamiento para lesiones ortopédicas y dolor articular

14 septiembre 2015.- Después de un período de inactividad, retomar la actividad deportiva puede suponer la aparición de nuevas lesiones o que se agraven aquéllas que no se hayan tratado correctamente con anterioridad. Las más frecuentes son las lesiones por sobrecarga o por movimientos repetitivos sin una adecuada preparación. Los tratamientos son variados - medicación antiinflamatoria, reposo, modificación de la actividad, fisioterapia,… -, pero en ocasiones difíciles de cumplir, porque tienen efectos secundarios o no resultan efectivos en todos los casos.

   

Desde el Servicio de Traumatología del Hospital de Molina, el Dr. Diego Giménez Belmonte explica que una alternativa cada vez más usada en el ámbito deportivo son las infiltraciones con Plasma Rico en Plaquetas (PRP): “Es una opción terapéutica para múltiples tipos de lesiones ortopédicas y dolor articular que consiste en la infiltración de una alta concentración de las propias plaquetas del paciente directamente en el sitio lesionado o enfermo, con el fin de promover su curación o mejorar la sintomatología. Las plaquetas promueven la curación por la liberación de factores de crecimiento, que ayudan a la regeneración tisular”.

La terapia con PRP no precisa de ingreso hospitalario y se realiza en quirófano ambulatorio: “La infiltración puede ser guiada por ecografía para asegurar la óptima localización de la lesión o lugar de infiltración. Después del tratamiento, es normal la presencia de enrojecimiento y leve aumento de temperatura en los siguientes dos días. Existen muy pocas contraindicaciones para el uso de PRP al extraerse de la propia sangre del paciente y sus efectos secundarios son muy poco frecuentes y generalmente de poca importancia”, asegura el Dr. Giménez Belmonte.

Las indicaciones del PRP en el ámbito deportivo son numerosas:

  • Tendinitis: hombro doloroso, epicondilitis, rodilla de saltador, tendinitis aquilea, rodilla de corredor.
  • Lesiones musculares: rotura fibrilar, hematomas, distensiones.
  • Lesiones ligamentosas: esguinces.
  • Lesiones cartilaginosas.
  • También se utiliza tras la cirugía de lesiones tendinosas del manguito rotador o lesiones ligamentosas, sobre todo en reconstrucción del ligamento cruzado anterior en deportistas para mejorar la cicatrización.

El traumatólogo del Hospital de Molina indica que el PRP está consiguiendo buenos resultados en la mayoría de los pacientes, evitando en algunos casos largos períodos de inactividad deportiva e incluso la necesidad de realizar un tratamiento quirúrgico: “Esta técnica correctamente indicada y realizada siguiendo los protocolos establecidos es muy segura y obtiene buenos resultados clínicos tanto de pacientes deportistas como en otros tipos de patología”, asegura el Dr. Giménez Belmonte.