Migrañas: ¿podemos prevenirlas?

Migraña

La migraña es un tipo de dolor  de cabeza, que afecta a casi el 15%  de la población adulta y que suele provocar una intensa discapacidad funcional.

Hay diferentes  tipos  de migraña. En algunos de ellos solamente  aparece dolor de cabeza como síntoma principal. En otros, además, se asocian síntomas  visuales, alteraciones sensitivas  e incluso pérdida  de la capacidad de hablar.  Lo mas característico es la aparición de lo que se llama “aura visual”, con la aparición en el campo visual de  luces, colores o sombras que lo alteran parcial o totalmente.

La causa exacta de las migrañas no se conoce  en la actualidad, pero se sabe que se trata  de una predisposición genética  que presentan determinadas personas, y que tiene en gran medida carácter hereditario (el 80% de los migrañosos tienen antecedentes  familiares). Lo que si se sabe  es que hay una a serie de factores desencadenantes, que  en las personas afectadas, provocan la aparición del dolor de cabeza. Los más  comunes son  los cambios hormonales en las mujeres, determinados alimentos, el estrés, los  cambios en el patrón de sueño-vigilia, el esfuerzo físico, los cambios en el ambiente y determinados  medicamentos.

Las migrañas , aunque se presentan en cualquier edad, suelen comenzar  y ser  mas intensas  en la adolescencia. Las mujeres  son tres  veces mas propensas  a tener migrañas que los hombres. Se intensifican durante la menstruación, puede aumentar  con los anticonceptivos hormonales y con frecuencia desaparecen durante el embarazo.

Las  migrañas  se pueden prevenir. Hay diferentes  medicamentos y técnicas médicas  muy útiles para prevenir o disminuir  los ataques  de migraña.  Se considera oportuno tratar  a todos los pacientes que presentan dos o más ataques de migraña al mes, para mejorar  su calidad  de vida. Tenemos  casi 10  medicamentos útiles para prevenir la migraña y se utilizan unos u otros en función de la edad  y las características  de los pacientes. Además  tenemos otros tratamientos eficaces, entre los que destaca la utilización de la famosa toxina botulínica, inyectada pericranealmente.

Otro aspecto es el tratamiento de cada ataque.  Aunque los analgésicos habituales pueden ser útiles, pronto dejan de hacer  efecto. La  migraña se trata con fármacos específicos, que solo sirven para ésta y que no tiene utilidad  en otros tipos de dolor  de cabeza. Tenemos dos tipos:  triptanes y ergotamínicos.  Hay que utilizarlos lo más precozmente posible para que sean efectivos.

Aunque las migrañas raramente suponen un riesgo grave para la salud si que suponen una  gran reducción de la calidad  de vida. Muchas personas no acuden a su médico porque siempre les ha dolido la cabeza y no les llama demasiado la atención y porque no saben que aunque  no podemos curarla definitivamente, si que podemos disminuir significativamente el número e intensidad  de los ataques.

No solo son útiles para controlar las migrañas los tratamientos médicos. También es de gran utilidad  modificar  el estilo de vida.  Los pacientes con migraña deben mantener  en lo posible regularidad en los ritmos biológicos: Deben comer  a su horas  y dormir horas suficientes y mantener un horario regular  de sueño vigilia. Deben controlar  el estrés si es posible  y hace ejercicio físico aeróbico y no demasiado intenso. Algunas personas son sensibles  a determinados alimentos  (quesos curados, ahumados, chocolate, etc. ) y deben evitarlos si les han desencadenado migrañas.  Sin embargo la cafeína  no solo desencadena  migrañas, sino que mejora la actividad de los medicamentos y colabora a disminuir la duración de las migrañas.

Por Dr. José Flores Ruiz

Neurología

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp