La Unidad de Rehabilitación Infantil del Hospital de Molina inicia su andadura

17 febrero 2014.- Una escoliosis, pie plano,… Son problemas propios y más frecuentes de lo que podemos pensar, que se suelen presentar en niños. El motivo es que su esqueleto es inmaduro y se encuentra en continuo desarrollo. Por eso es tan importante un diagnóstico a tiempo: “Con un tratamiento y seguimiento adecuado, se puede evitar la aparición de complicaciones en la vida adulta”, afirma la Dra. Mª José Llópez, responsable de la Unidad de Rehabilitación Infantil del Hospital de Molina.

La Unidad de Rehabilitación Infantil inicia su andadura en el Centro Hospitalario con el objetivo de atender a niños, desde su nacimiento hasta el final de su desarrollo. Una apuesta del Hospital de Molina por ampliar su cartera de servicios y mejorar la atención al paciente, que se complementa con la consulta de Rehabilitación, donde la Dra. Llópez previene, palía y repara la discapacidad que pueda generar patologías del aparato muscular y cuyos orígenes son muy diversos: traumatológico, reumatológico, neurológico y cardiorrespiratorio. “Esto se traduce en pacientes que han sufrido una fractura, un lumbago, una amputación, una mastectomía por cáncer de mama, un infarto cerebral, etc”, explica la Dra. Llópez. Tras valorar al paciente, la Médico Rehabilitadora del Hospital de Molina plantea un plan terapéutico realista en el que marca objetivos para el paciente, que le ayuden a su recuperación – si es posible – o a conseguir el mayor grado de autonomía cuando el tipo de enfermedad no permite la recuperación completa – como ocurre con mucha frecuencia después de un infarto cerebral, por ejemplo -.

Cuando el tratamiento es físico, el Servicio de Fisioterapia del Hospital de Molina, se encarga de aplicarlo. “Por nuestro Servicio pasan todo tipo de pacientes: desde bebés con cólicos del lactante, con tortícolis congénitas, pasando por adolescentes con escoliosis, hasta personas mayores con todo tipo de patologías musculoesqueléticas. Estamos interrelacionados con otros Servicios del Hospital, como Rehabilitación, Osteopatía, Traumatología, Ginecología para el tratamiento del suelo pélvico, etc.” explica la responsable del Servicio de Fisioterapia del Hospital de Molina, Ana Dasí.

Precisamente, este año el Hospital de Molina ha ampliado las instalaciones del Servicio de Fisioterapia, con un gimnasio mayor, polivalente y más aparatología: “Disponemos de magnetos, electroterapia, varios equipos de ultrasonidos, terapia combinada, láser, presoterapia, tratamientos de parafina, poleoterapia, masajes, terapias manuales, etc., que ayudan a mejorar los tratamientos de los pacientes y a acortar no sólo los tiempos de espera, sino también los tiempos de recuperación”, detalla Ana Dasí.

Desde el Servicio de Fisioterapia del Hospital de Molina se trabaja también en la prevención. Según Dasí, “muchas de las patologías de espalda que tratamos hoy en día se podrían haber prevenido con higiene postural, estiramientos y acudiendo a tiempo a un buen profesional”. En este sentido, durante el año pasado, el Hospital de Molina, a través de este Servicio, ha impartido charlas divulgativas a escolares de Educación Infantil y Primaria, y a los estantes de las cofradías de Molina de Segura.

Salud 21

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp