Hospital de Molina: tendencias en e-Health

27 mayo 2016.- El escenario tecnológico del Hospital de Molina ha sido una de las experiencias presentadas en la Jornada “SMART + HEALTH, soluciones inteligentes para el Sector Salud” del Día de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (DIATIC’16), dentro de las Jornadas técnicas SICARM (Sociedad de la Información Región de Murcia), que se celebran hoy.

Antonio Javier Duque Sánchez, del Departamento de Sistemas de Información del Hospital de Molina, ha explicado que en el ámbito de las “Tendencias en e-Health”, el Centro Hospitalario dispone de:

Virtualización de servidores: el Hospital cuenta con tres máquinas físicas que albergan varios servidores, lo que conlleva múltiples ventajas relativas al espacio, la configuración, la posibilidad de instalar nuevos servidores, etc.
PACS: sistema de almacenamiento de imágenes radiodiagnósticas en los servidores del Hospital, que evitan la impresión de cada prueba. Sus ventajas son económicas, por el ahorro en película radiográfica, y medioambientales, ya que evitan la contaminación que produce el material de dicha película y su correspondiente gestión especial como residuo.
Tarjeta radiológica USB: al no imprimir las imágenes radiodiagnósticas, el Hospital, a través de su Servicio de Imagen Diagnóstica, las entrega en un pendrive a cada paciente, con el consiguiente ahorro que supone en película radiográfica y la facilidad a la hora de visionar las imágenes en cualquier equipo informático. Sin olvidar, la comodidad para el paciente de llevar su historial radiográfico almacenado en un pendrive del tamaño de una tarjeta de crédito.

Duque Sánchez ha abordado también los retos de futuro del Hospital de Molina, que giran en torno a tres ejes:

La mejora de las comunicaciones informáticas con el SMS: por ejemplo, permitiendo la visualización de imágenes diagnósticas sin necesidad de transportarlas en la tarjeta USB.
El acceso al último equipamiento médico existente: suele ser complicado por su elevando coste. Se trata de máquinas que permiten hacer intervenciones quirúrgicas menos invasivas y con mayor seguridad para el paciente. O también el acceso al uso de la biología molecular que permite un diagnóstico de posibles futuras patologías del paciente antes de que éstas se presenten por sus síntomas.
Las impresoras 3d y su uso sanitario: por ejemplo, se utiliza una tinta con plasma del propio paciente para “fabricar” vasos sanguíneos, piel, tejidos cartilaginosos e incluso prótesis. “En el futuro lo que se está intentando es poder imprimir un órgano humano, aunque esto es más difícil, ya que esos órganos tienen que vascularizar y cobrar vida, por decirlo así. Los avances logrados en este campo son importantes pero aún no se puede hacer un órgano completamente funcional”, afirma Antonio Javier Duque.

Enlaces Relacionados:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp