¿En qué consiste la maloclusión dental?

maloclusión dental

La relación que guardan entre sí las piezas dentales en estado de reposo es lo que se conoce como oclusión dental. La mala oclusión dental hace referencia a un grado de contacto irregular entre las piezas dentales del maxilar superior y las del maxilar inferior. Se trata de una malformación que puede dar origen a numerosos problemas en la mordida, la articulación mandibular, el tejido gingival e incluso en el habla.

Esta maloclusión es una malposición que provoca que los dientes de la zona superior no articulen bien con los de la zona inferior y no encajen como debieran.

Así, distinguimos entre maloclusión de clase I, II y III. El tipo de maloclusión más común es el I, en el que encontramos las siguientes posiciones dentarias:

Los espaciamientos: las piezas dentales presentan separaciones y no existen puntos de contacto entre ellas.

Los caninos incluidos: esto es un apiñamiento de los dientes por la falta de espacio  y por ser los últimos en erupcionar de la arcada superior.

Los apiñamientos: las piezas dentales, por un espacio insuficiente, no caben en la arcada dentaria.

La maloclusión puede ser causada por diferentes razones, incluso por causas ambientales o genéticas. De este modo, los niños que tienen muy poco espacio entre los dientes de leche, están más predispuestos a tener problemas de maloclusión cuando les aparezcan los dientes permanentes, pues los permanentes son más grandes y necesitarán más espacio.

Existen diversos técnicas para tratar y corregir la maloclusión. Si se trata de un niño con dientes de leche es posible que se requiera la extracción de alguna de las piezas dentales para agrandar el espacio para cuando lleguen los dientes permanentes, e incluso extraer dientes permanentes si fuera necesario. Otras alternativas posibles pueden ser la colocación de ortodoncia removible o fija o, en última instancia, la cirugía de mandíbula.

Es importante llevar a nuestros hijos al dentista desde que empiezan a aparecer los primeros dientes de leche, con las revisiones correspondientes y los tratamientos adecuados podremos prevenir o evitar posibles futuros problemas bucodentales.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp