Dolor en el talón – talalgia-

Depositphotos_44136553_s-2015

Dolor de talón (talalgia)

El dolor de talón es un problema muy común en los pies. La víctima por lo general siente dolor ya sea bajo el talón (fascitis plantar) o justo detrás de ella (tendinitis de Aquiles), donde el tendón de Aquiles se conecta al hueso del talón.

A pesar de que el dolor en el talón puede ser severo y a veces incapacitante, rara vez es una amenaza para la salud. El dolor de talón suele ser leve y generalmente desaparece por sí solo; Sin embargo, en algunos casos el dolor puede persistir y convertirse en crónico.

Hay 26 huesos en el pie humano, de los cuales el calcáneo es el más grande. El talón humano está diseñado para proporcionar un soporte rígido para el peso del cuerpo. Cuando estamos caminando o corriendo absorbe el impacto del pie cuando golpea el suelo, y nos arroja hacia adelante en nuestro siguiente paso. Los expertos dicen que el estrés que soporta un pie al caminar puede ser 1,25 veces nuestro peso corporal, y 2,75 veces al correr. En consecuencia, el talón es vulnerable a los daños y, en última instancia, al dolor.

En la mayoría de los casos, el dolor en el talón tiene una causa mecánica. También puede ser causada por artritis, infección, un problema autoinmune, traumático, un problema neurológico, o alguna otra condición sistémica (condición que afecta a todo el cuerpo).


Causas del dolor en el talón

Las causas comunes del dolor de talón incluyen:

Fascitis plantar. La fascia plantar es un fuerte ligamento en forma de cuerda de arco que se extiende desde el calcáneo (hueso del talón) hasta la punta del pie.A veces el problema puede ocurrir en el centro del pie. El paciente experimenta dolor bajo el pie, especialmente después caminar tras largos períodos de descanso

Bursitis del talón – inflamación de la parte posterior del talón, la bursa (un saco fibroso lleno de líquido). También puede ser causada por la presión del calzado. El dolor suele sentirse bien en el interior del talón o en la parte posterior del talón. A veces el tendón de Aquiles puede hincharse. A medida que avanza el día, el dolor generalmente empeora.

Síndrome del túnel del tarso – un nervio en la parte posterior del pie se pinza, o atrapa. Este es un tipo de neuropatía por compresión que puede ocurrir en el tobillo o en el pie.

Inflamación crónica de la almohadilla del talón – causada ya sea por la almohadilla del talón se vuelven demasiado delgadas, o exceso de peso.

Fractura por estrés: se trata de una fractura causada por estrés repetitivo o ejercicio extenuante, los deportes o el trabajo manual pesado. Los corredores son particularmente propensos a la fractura por estrés en los huesos metatarsianos del pie. También puede ser causada por la osteoporosis.

Enfermedad de Severs – la causa más común del dolor del talón en niños y adolescentes, sobre todo si practican deporte, causada por el uso excesivo y el microtrauma repetitivo de las placas del crecimiento del calcáneo (hueso del talón). Los niños entre 7 y 15 años son los más afectados.

Tendinopatía degenerativa Aquiles. Una condición crónica (a largo plazo) asociada con la degeneración progresiva del tendón de Aquiles. A veces, el tendón de Aquiles no funciona correctamente debido a múltiples, pequeñas roturas microscópicas del tendón, que no puede sanar y repararse correctamente. Finalmente, el tendón engrosa, se debilita y se vuelve doloroso.

Contusión ósea del calcáneo.

Quiste óseo – un quiste lleno de líquido en un hueso.

Gota – los niveles de ácido úrico en la sangre aumentan hasta que el nivel se vuelve excesivo (hiperuricemia), causando que los cristales de urato se acumulen alrededor de las articulaciones. Esto causa inflamación y dolor severo cuando ocurre un ataque de gota.

 


Sintomas

El dolor en el talón suele aparecer poco a poco, sin lesiones en el área afectada. Se activa con frecuencia usando un zapato plano, tal como sandalias. El calzado plano puede estirar la fascia plantar hasta tal punto que el área se hinche (inflamación).

En la mayoría de los casos, el dolor está bajo el pie, hacia el frente del talón.

Discinesia post-estática (dolor después del descanso) – los síntomas tienden a ser peores justo después de levantarse de la cama por la mañana, y después de un período de descanso durante el día.

Después de un poco de actividad los síntomas a menudo mejoran un poco. Sin embargo, pueden empeorar de nuevo hacia el final del día.


Cuando consultar al médico acerca del dolor en el talón

Dolor severo acompañado de hinchazón cerca de su talón

Hay entumecimiento u hormigueo en el talón, así como dolor y fiebre

No puede caminar normalmente

No puede doblar el pie hacia abajo

Usted no puede ponerse de puntillas

El dolor en el talón ha persistido durante más de una semana

Todavía hay dolor en el talón cuando no está de pie o caminando.


Diagnosticar el dolor del talón

Su médico realizará un examen físico, y hará preguntas pertinentes sobre el dolor. El médico también le preguntará al paciente cuánto camina y está de pie, qué tipo de calzado se usa, y detalles de su historial médico. A menudo esto es suficiente para hacer un diagnóstico.

A veces se necesitan más pruebas diagnósticas, como análisis de sangre y exploraciones de imagen. Normalmente una radiografía lateral del talón y una ecografía son suficientes para confirmar las causas más frecuentes de dolor en el talón. En raros casos se necesitan pruebas más complejas como la resonancia magnética. Un error común entre los pacientes es pensar que su dolor de talón está producido por un espolón óseo más o menos grande que puede aparecer en la parte más inferior del hueso del talón (calcáneo). Este espolón no suele ser el causante del dolor sino más bien la consecuencia de un exceso de tensión de la fascia plantar.


Tratamientos para el dolor del talón

La gran mayoría de los pacientes se recuperan con tratamientos conservadores:

Fármacos anti-inflamatorios no esteroideos. El no esteroideo distingue a los AINE de otros fármacos que contienen esteroides, que también son antiinflamatorios. Los AINEs no son narcóticos (no inducen estupor). Para los pacientes con fascitis plantar pueden ayudar con el dolor y la inflamación.

Los cuidados en el hogar, como el descanso, el uso de bolsas de hielo, el calzado adecuado y los apoyos para los pies, suelen ser suficientes para aliviar el dolor en el talón. Se usan en las fases iniciales del tratamiento plantillas con un almohadillado especial en la zona del talón para reducir la presión y el dolor.

Las infiltraciones de corticoides en el lugar del dolor son muy útiles en el tratamiento del dolor de talón cuando las medidas anteriores no dan resultado. Sin embargo, las inyecciones múltiples pueden dar lugar a una fascia plantar debilitada, aumentando perceptiblemente el riesgo de la rotura y del encogimiento del cojín graso que cubre el hueso del talón. Algunos médicos pueden usar ecografía para ayudarlos a asegurarse de que se han inyectado en el lugar correcto.

Fisioterapia

El fisioterapeuta puede enseñar a los ejercicios del paciente que estiran la fascia plantar y el tendón de Aquiles, así como fortalecer los músculos de la pierna, resultando en una mejor estabilización del tobillo y talón. También aplicará distintas técnicas de electroterapia para reducir el dolor y la inflamación

Terapia de ondas de choque extracorpórea

Las ondas sonoras están dirigidas a la zona afectada para estimular la curación. Este tipo de terapia sólo se recomienda para casos crónicos (a largo plazo), que no han respondido a la terapia conservadora.

Infiltraciones de plasma rico en plaquetas

Se usa una preparación de la propia sangre del paciente inyectada en la zona de dolor. Hay varios estudios que demuestran su efectividad en el tratamiento del dolor de talón en pacientes en los que otras medidas no quirúrgicas no han dado resultado. Es una técnica segura con menos efectos secundarios que la infiltración con corticoides. En nuestro servicio la realizamos bajo control ecográfico

Cirugía

La fascia plantar se separa del hueso del talón. Este procedimiento sólo se recomienda si nada más funciona. Existe el riesgo de que el arco del pie se debilite posteriormente.

En el Hospital de Molina estamos llevando a cabo un estudio junto a la facultad de fisioterapia de la Universidad de Murcia con un tratamiento fisioterápico y médico específico para el tratamiento del dolor de talón. Si está interesad@ contacte con el Dr. Diego Giménez Belmonte en las consultas externas del Hospital de Molina (968644030)

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp