Cómo cuidar la alimentación también en Navidad

23 diciembre 2015.- La Navidad es época de celebración alrededor de la mesa. Por eso, la nutricionista del Hospital de Molina, Rebeca Pastor Valero, recomienda disfrutar de los platos tradicionales sin olvidar la propia salud: “En Navidad, invierno, otoño…. siempre, es importante ser estricto con tu propia salud. Porque si tú no cuidas tu cuerpo, ¿dónde vas a vivir?. Es más peligroso el tener hábitos alimentarios erróneos de manera constante que pequeños extras en días puntuales. La cena de nochebuena no te hace pasar de un peso idóneo a una obesidad, pero puede ser un inicio del descontrol de estas fechas”.

Por este motivo, desde la Unidad de Dietética y Nutrición del Hospital de Molina se ofrecen las siguientes pautas para mantener unos hábitos alimentarios de forma constante:

Comer despacio, disfrutando de cada bocado. Y comer la cantidad cotidiana, no es necesario comer más.
Planificar las comidas semanales creando una lista de la compra con alimentos saludables frescos o poco elaborados, y de temporada mayoritariamente.
Es más importante la calidad del alimento, y la respuesta que tiene en nuestro cuerpo, que el aporte energético que presente: “Hay personas que no quieren comer frutos secos porque dicen que engordan y no es así. Su valor calórico no es tan importante como los beneficios que aportan; un puñado de frutos secos tostados o crudos sin sal al día es muchísimo mejor que la bolsita de snack”, explica la nutricionista del Hospital de Molina.
Evitar saltarse tomas previas a las comidas importantes, para no llegar con exceso de hambre. La fruta puede ser un gran tentempié en estas fechas.
Pensar la cantidad de comensales de cada comida para elaborar los platos y con ello, las cantidades necesarias. Es recomendable que no sobre comida, para evitar comer sobras durante toda la semana.
Incorporar en todas las comidas principales de estos días platos con verduras crudas o cocinadas, postres con frutas: “Una idea es usar verduras y frutas como centros de mesa o rodajas gruesas de lombarda como base de platos para colocar encima unos langostinos cocidos por ejemplo”, propone Rebeca Pastor Valero.
Preparar canapés individuales que tengan como base cucharillas o rodajas de pepino o manzana: “Por ejemplo, una cucharadita llena de salpicón o rodaja de pepino o aguacate con dado de atún fresco y sésamo tostado. Los mariscos cocidos o a la plancha son ideales también como aperitivos, incluso combinados con alguna verdura. Champiñones asados con langostinos cocidos y salsa de ajo, perejil y aceite de oliva. Etc.”, plantea Pastor Valero.
Que los postres siempre sean fruta. Si se opta por comer algún dulce navideño, que sea en las fechas señaladas.
El agua debe ser el líquido básico. Si se opta por una copa de vino, limitarla a comidas puntuales. Si se padece alguna enfermedad crónica, evitar el alcohol.
Continuar realizando ejercicio físico con normalidad.
Las personas con enfermedades crónicas como cardiopatías, diabetes, hipertensión, gastritis…etc deben cuidar su alimentación en estas fechas, evitando los alimentos que no pueden comer el resto del año.

#RecetaSaludable: Este año sumamos: Mas alimento, más sonrisa, más movimiento.

Enlaces Relacionados:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp