¿Cómo afecta la sequedad bucal a mi calidad de vida?

xerostomía,

La sequedad bucal, también llamada xerostomía, consiste en una sensación subjetiva de boca seca.  En ocasiones puede estar relacionada con una disminución objetiva del volumen salival segregada por las glándulas salivales. En otras muchas ocasiones, las formas leves pueden pasar desapercibidas para el paciente y hasta que no se producen complicaciones no es capaz de darse cuenta de que tiene un problema.

Se trata de un problema muy común en la sociedad que nos rodea y generalmente se debe a la ingesta de medicamentos, pues muchos medicamentos pueden causar como efecto secundario sequedad bucal. Algunos de los medicamentos más frecuentes que pueden causar este problema son los antihipertensivos, los ansiolíticos y los antidepresivos, puesto que son utilizados por un gran porcentaje de la población.

Por otro lado, enfermedades de tipo autoinmune como el Síndrome de Sjögren o cánceres de cuello y cabeza tratados con radioterapia pueden causar esta situación. Así como las dietas desequilibradas, la falta de dientes o el abuso de sustancias tóxicas como el alcohol y el tabaco.

Debido a todo lo anterior, la calidad de vida de las personas que padecen sequedad bucal o xerostomía puede verse aminorada, afectando a la realización de sus actividades cotidianas como comer, dormir o hablar. Si este problema no es tratado a tiempo podría complicarse y conducir a otras enfermedades más graves.

No obstante, se trata de una situación con solución. Para reducir la sensación de sequedad bucal es necesario beber mucha agua para estar bien hidratados, así como evitar el consumo de sustancias que puedan irritar las mucosas orales. En la farmacia también podemos encontrar elementos de higiene bucal diaria que pueden mejorar mucho la situación del paciente. Este tipo de productos cuentan con sustancias hidratantes como el aloe vera y otras sustancias que propician la fabricación de saliva.

Asimismo, no debemos olvidar visitar a nuestro odontólogo de confianza para que valore nuestra situación y nos recomiende el tratamiento más adecuado. Para prevenir este tipo de problemas bucodentales y otros, lo más recomendable es realizarse una revisión profesional al menos dos veces al año, llevar a cabo una exhaustiva higiene bucodental diaria e intentar llevar un estilo de vida lo más saludable posible.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp