Ribera Hospital de Molina contribuye a la cultura y a la proyección de Molina de Segura a través del teatro

  • El apoyo al 52 Festival Internacional de Teatro de Molina de Segura es un paso más del centro hospitalario para contribuir a conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Molina de Segura, 28 de septiembre de 2021 -. Con el doble objetivo de fomentar la cultura entre la ciudadanía y contribuir a la proyección del municipio de Molina de Segura, Ribera Hospital de Molina, gestionado por grupo sanitario Ribera, apoya un año más el Festival Internacional de Teatro de Molina de Segura (21 septiembre – 3 octubre, Teatro Villa de Molina y Molina de Segura), que en esta ocasión celebra su edición número 52.

En un acto conjunto con otras empresas colaboradoras presidido por el Alcalde de Molina de Segura, Eliseo García Cantó, el gerente adjunto de Ribera Hospital de Molina, Francisco Menchón Galiana, ha explicado que “además de cuidar de la salud de la ciudadanía y seguir contribuyendo a una Sanidad más accesible y eficiente que garantice la satisfacción de nuestros pacientes, uno de nuestros objetivos prioritarios en Ribera Hospital de Molina, es contribuir al desarrollo y la expansión de Molina de Segura, a través de distintas acciones, como es la cultura. Por eso, dada la relevancia mediática y de impacto que para la ciudad tiene el Festival Internacional de Teatro, aportamos nuestro granito de arena para favorecer el nombre, la marca y la imagen de Molina de Segura”.

Menchón Galiana ha señalado también que, cumpliendo con Agenda 2030 de Naciones Unidas, el apoyo al 52 Festival Internacional de Teatro de Molina de Segura es un paso más del centro hospitalario para contribuir a conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En concreto, el ODS 17: alianzas público-privadas a través del mecenazgo.

Este apoyo al Festival de Teatro de Molina de Segura se suma a las diferentes acciones de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) que realiza Ribera Hospital de Molina para fomentar la cultura, en el marco de su Programa de Acción Social, y para favorecer el desarrollo del municipio al que pertenece

Francisco Menchón Galiana – Gerente adjunto de Ribera Hospital de Molina

Ribera Hospital de Molina participa en el Proyecto LIFE CITYAdaP3 para mejorar la adaptación al cambio climático del entorno urbano

  • El cambio climático y sus efectos, como el calentamiento global y la contaminación, se perfilan como una de las principales amenazas para la salud de la ciudadanía.
  • El proyecto, en su parte correspondiente a Molina de Segura, consta de tres acciones piloto alineadas con las políticas medioambientales de RSC de Ribera Hospital de Molina

Molina de Segura, 23 de septiembre de 2021 -. En su compromiso con el medio ambiente, y dentro de sus políticas de sostenibilidad (RSC), Ribera Hospital de Molina, gestionado por grupo sanitario Ribera, participa en el Proyecto LIFE CITYAdaP3, correspondiente al Ayuntamiento de Molina de Segura. Un proyecto colaboración público-privada de mejora de la adaptación al cambio climático en el entorno urbano, incluido en el programa LIFE, y del que forman parte como socios la Federación de Municipios de la Región de Murcia, como líder del proyecto, la ciudad de Regio Emilia (Italia), la Universidad de Murcia, los municipios de Molina de Segura, Alcantarilla y Lorquí, la cátedra RSC de la Universidad de Murcia y la empresa Eurovértice.

El proyecto consiste en la puesta en marcha de tres acciones piloto en el municipio molinense, que se desarrollarán hasta 2024:

  • La construcción de casa ecológica/aula bioclimática destinada a actividades de sensibilización sobre el cambio climático.
  • El estudio de alternativas y redacción de proyecto de ejecución de una senda urbana verde, con el fin de contribuir a reducir la temperatura superficial.
  • Y la reforestación y medidas de adaptación al cambio climático en el Parque Nelson Mandela,

El director-gerente del centro hospitalario, Pedro Hernández Jiménez, ha señalado que “desde Ribera Hospital de Molina estamos muy involucrados en el cuidado del entorno medioambiental y la protección del planeta. Porque una de las principales amenazas para la salud es precisamente el cambio climático y sus efectos, como el calentamiento global y la contaminación. Por este motivo, desde el principio, hace casi dos años, nos sumamos a este proyecto LIFE como agente activo para conseguir una ciudad más sostenible y saludable, contribuyendo así a mejorar la calidad de vida y la salud de los molinenses”.

Ribera Hospital de Molina mantiene un fuerte compromiso con la sostenibilidad medioambiental, que gira en torno a la medición, evaluación y propuesta de mejoras relacionadas con innovaciones de eficiencia energética. Lo que le permite evitar y/o minimizar sus impactos ambientales negativos y potenciar los positivos.

El presupuesto total del Proyecto LIFE CITYAdaP3 asciende a 2.030.316,00 €, de los que 395.654 € corresponden a estas acciones piloto que se desarrollarán en Molina de Segura entre 2020 y 2024. La Comisión Europea financia esta iniciativa LIFE con el 55% de fondos europeos.

Pedro Hernández Jiménez – Director Gerente Ribera Hospital de Molina

Casi el 100% de los pacientes del SMS derivados recomendaría Ribera Hospital de Molina a sus amigos o familiares

  • Los datos de satisfacción se recogen en una encuesta del SMS sobre “Indicadores de calidad percibida y satisfacción de los hospitales concertados” que traslada a sus pacientes intervenidos en el centro hospitalario durante el primer semestre de 2021.
  • La encuesta revela que el 96,7% de los pacientes entrevistados confirman haberse sentido muy seguros durante su estancia en el centro hospitalario.

Molina de Segura, 15 de septiembre de 2021 -. El 96,7% de los pacientes quirúrgicos del Servicio Murciano de Salud (SMS) derivados a Ribera Hospital de Molina, gestionado por grupo sanitario Ribera, se muestra muy satisfecho con el centro hospitalario. Así lo revelan los “Indicadores de calidad percibida y satisfacción de los hospitales concertados” que el SMS ha trasladado a sus pacientes intervenidos en el centro hospitalario durante el primer semestre de 2021, dados de alta y con una permanencia mínima de una jornada completa.

El 100% de estos pacientes considera que se utilizaron los medios necesarios para quitarle el dolor y valora muy positivamente al personal de enfermería y al de auxiliar de enfermería, así como la información recibida sobre las normas de funcionamiento del servicio de hospitalización. El respeto hacia su intimidad, la comodidad de la habitación y la tranquilidad para descansar por las noches también han sido valorados con la máxima puntuación

Los pacientes encuestados confirman haberse sentido muy seguros durante su estancia en el hospital (96,7%) y destacan haber podido comentar con el cirujano aspectos que les preocupaban relativos a la intervención (81,7%), valorando muy positivamente la información dada por el cirujano sobre la intervención quirúrgica (93,2%) y por el personal médico en general (91,8%).

También muestran su satisfacción con la profesionalidad del personal médico (98,4%) y de los celadores (100%) y con la acogida que se le hizo en el centro hospitalario (95%).

La misma encuesta señala que el 96,7% de los pacientes recomendaría Ribera Hospital de Molina a sus amigos o familiares.

El director-gerente del centro hospitalario, Pedro Hernández Jiménez, se muestra muy satisfecho con estos resultados ya que “son un indicativo de que en Ribera Hospital de Molina trabajamos buscando la excelencia en la atención al paciente. Además, nos ayudan a seguir en esa línea, mejorando los aspectos que aún tienen puntos de mejora. La salud responsable de las personas es lo que guía nuestros esfuerzos y el grado de alta calidad percibida por nuestros pacientes es un estímulo más, para avanzar en la atención y la seguridad en nuestros servicios sanitarios”.

Para la realización de esta encuesta, el SMS ha utilizado el Cuestionario EMCA de Calidad Percibida en Hospitalización de Adultos, al que se ha incorporado una pregunta sobre el funcionamiento del Servicio Murciano de Salud durante la pandemia. Las entrevistas se han realizado mediante el sistema CATI (entrevista telefónica asistida por ordenador).

La fisioterapia actúa sobre las alteraciones físicas, cardiorrespiratorias y osteomusculares producidas por la COVID persistente

  • La fisioterapia es clave para atender a los pacientes de COVID19 y abordar las secuelas de esta enfermedad
  • El objetivo de la rehabilitación de la COVID persistente es fomentar la autonomía e independencia de los pacientes, así como su mejora anímica

Molina de Segura, 7 de septiembre de 2021 -. Pacientes con síndrome de fragilidad, dolor, cicatrices, fatiga, encefalopatía, falta de concentración, fibrosis, disnea, debilidad muscular, sarcopenia, contracturas, retracciones, osteonecrosis, miopatías, polineuropatías… Éstas son algunas de las secuelas que presentan pacientes que han padecido la COVID19 y que continúan mostrando semanas o meses después de la infección inicial.  

La COVID19 ha cambiado el papel de la fisioterapia, que se ha revelado clave para atender a los pacientes con esta enfermedad y sus secuelas. Así se pone de manifiesto en el Día Mundial de la Fisioterapia que se celebra mañana 8 de septiembre y que gira en torno a la COVID persistente y la rehabilitación.

En este sentido, la responsable del Servicio de Fisioterapia de Ribera Hospital de Molina, gestionado por grupo sanitario Ribera, Ana Mª Dasí Espinosa explica que “la fisioterapia actúa sobre las alteraciones físicas, cardiorrespiratorias y osteomusculares, teniendo en cuenta las secuelas y déficits que padezca cada paciente. Debemos tener en cuenta que, por ahora, se desconoce por qué aparecen estas secuelas y qué pacientes se ven más afectados. De hecho, su aparición no está relacionada directamente con la gravedad de la enfermedad, aunque podemos decir que aquellas personas de más edad, con patologías previas a la infección, las hospitalizadas y las que han estado en las UCIS con largos periodos de ventilación mecánica, son las más propensas a padecerlas”.

Las secuelas de la COVID19 pueden aparecer también después de un tiempo pasada la infección inicial, fluctuar, persistir y empeorar con el esfuerzo físico o mental, e incluso provocar limitaciones importantes en las actividades de la vida diaria.

Por eso, afirma Dasí Espinosa, es fundamental para estos pacientes realizar un programa de ejercicios físicos estructurado y constante, realista y con objetivos alcanzables, junto con un programa de fisioterapia respiratoria, que les permita “recuperar la masa, flexibilidad y fuerza muscular general; reducir las miopatías, artropatías y polineuropatías asociadas a la degeneración de las fibras musculares; mejorar la funcionalidad respiratoria, reeducar los patrones respiratorios y la eficiencia cardiaca; reducir la disnea, la fatiga y la astenia; recuperar las reservas fisiológicas del organismo; mejorar la propiocepción, la coordinación y el equilibrio; y restablecer la tolerancia al esfuerzo en el desempeño de las actividades de la vida diaria”.

La especialista de Ribera Hospital de Molina afirma que, con estos beneficios terapéuticos, los pacientes serán más autónomos, fomentando la independencia y haciendo que mejoren anímicamente de manera significativa.

Alimentos frescos y rutinas aeróbicas y de fuerza para un estilo de vida saludable

  • Tras el verano, la tendencia de “ponerse a dieta” suele ir asociado con reducir ingestas energéticas, lo que puede derivar en una adaptación metabólica a la baja y en el consiguiente efecto rebote
  • El especialista en nutrición deportiva de Ribera Hospital de Molina, Pablo Barcina Pérez, recomienda adaptar la ingesta dietética a la actividad física que se practique

Molina de Segura, 1 de septiembre de 2021 -. Con el objetivo de contrarrestar los efectos del verano, caracterizado por el abuso de bebidas alcohólicas, helados y la pérdida de las rutinas de entrenamiento, éstas son fechas en las que es frecuente retomar e incrementar la práctica deportiva o de actividad física, libre o dirigida. Una práctica que, excluyendo los requerimientos endógenos, representa el mayor gasto energético del cuerpo humano.

En este sentido, el especialista en Nutrición Deportiva de Ribera Hospital de Molina, gestionado por grupo sanitario Ribera, Pablo Barcina Pérez, señala la importancia de un buen estado nutricional, para lo que es imprescindible una correcta ingesta dietética: “Debemos tener en cuenta que existen nutrientes esenciales, esto es, que no los podemos fabricar en nuestro cuerpo y que, por lo tanto, debemos incorporar a través de los alimentos (vitaminas, minerales, algunos ácidos grasos, algunos aminoácidos, etc.). Además, no podemos olvidar que tenemos unos requerimientos energéticos mínimos que cubrir para poder hacer frente a nuestras funciones vitales, como mantener la temperatura corporal etc.”.

Partiendo de esta premisa, la ingesta dietética debe adaptarse al tipo de deporte o actividad física que se realice, diferenciando fundamentalmente en deportes de fuerza, deportes de equipo de esfuerzos interválicos y deportes de resistencia, ya que, tal y como afirma Barcina Pérez, “cada una de estas tres modalidades presenta unos requerimientos metabólicos diferentes. Por tanto, las cantidades van a depender tanto del tipo de deporte, del nivel al que se practique, como de las características individuales de la persona”.

Por otra parte, también es frecuente el aumento de las dietas en esta época, ante lo que el especialista de Ribera Hospital de Molina advierte de que el concepto de “ponerse a dieta” frecuentemente es asociado a una reducción drástica de la ingesta energética. Y esto puede resultar problemático a medio plazo ya que, en multitud de ocasiones, deriva en una adaptación metabólica a la baja y en el consiguiente efecto rebote.

Por eso, insiste en que un estilo de vida saludable debe apoyarse en una ingesta basada en alimentos frescos y no procesados, acompañada de rutinas progresivas, tanto aeróbicas como de fuerza: “Respecto a la dieta, se debe garantizar una ingesta suficiente de proteínas a través de alimentos como los huevos, pescados, mariscos, legumbres o carnes; y de ácidos grasos esenciales a través del pescado azul o frutos secos. Además, cada día se deben ingerir, al menos, dos raciones de verduras (200-300 grs.), una en la comida y otra en la cena. Y en cuanto al ejercicio, hacerlo progresivamente, empezando por dar 10.000 pasos al día, lo que garantizaría, al principio, la actividad física mínima necesaria para la salud, y rutinas de fuerza tres días a la semana”.