Los riesgos y costes hospitalarios asociados a la DRE podrían reducirse con un abordaje integral y multidisciplinar previo al ingreso

  • Un estudio financiado por la Cátedra de Investigación Hospital de Molina de la UCAM aborda la Desnutrición Relacionada con la Enfermedad (DRE), sus riesgos y sus costes asociados en un hospital general
  • La DRE afecta, en Europa, a más de 30 millones de personas y supone un coste extra derivado y aproximado de 170.000 millones de euros al año

Molina de Segura, 24 de agosto de 2021 -. La atención nutricional individualizada, desde la Atención Primaria, de las personas con riesgo de Desnutrición Relacionada con la Enfermedad (DRE) reduciría los riesgos de esta patología una vez hospitalizadas, así como los costes derivados de la misma. Ésta es una de las conclusiones del estudio “Desnutrición Relacionada con la Enfermedad, parámetros funcionales y costes asociados en un hospital general”, desarrollado por el dietista-nutricionista de Ribera Hospital de Molina, gestionado por el grupo sanitario Ribera, Pablo Barcina Pérez, como autor principal, y publicado por la revista científica Nutrición Hospitalaria, vol. 38 (2021).

La DRE es una desnutrición asociada a un estado patológico. Se calcula que, en Europa, afecta a más de 30 millones de personas y supone un coste extra derivado aproximadamente de 170.000 millones de euros al año. Sin embargo, según revela el estudio, resulta difícil homogeneizar resultados y conclusiones dada la inexistencia de un estándar a la hora de detectar la DRE, a pesar de las ultimas recomendaciones de la Iniciativa de Liderazgo Mundial para la Desnutrición (GLIM). Por lo que, según Barcina Pérez, se precisan protocolos multidisciplinares para el abordaje de la DRE.

Para ello, la investigación realiza un estudio observacional de corte transversal con un tamaño muestral de 203 sujetos, a los que de junio a diciembre de 2018 se les realiza un cribado nutricional conforme al Nutritional Risk Screening 2002 (NRS-2002) y un diagnóstico según los criterios de la Iniciativa de Liderazgo Mundial en Desnutrición (GLIM). También se registra la duración del ingreso y se efectúa una estimación del coste de la estancia de todos los pacientes ingresados en medicina interna y conforme a los criterios de selección.

Los resultados arrojan unas cifras elevadas, cercanas al 50% de esos pacientes ingresados, de personas en riesgo de DRE (28%) y pacientes con diagnóstico de DRE (19%). Además, tanto unos como otros incrementan su estancia hospitalaria en 3 días más y un coste superior en 1.803,66 euros con respecto a los pacientes normonutridos.

Por lo que el especialista de Ribera Hospital de Molina concluye en la necesidad de un abordaje integral y multidisciplinar de la DRE coordinada desde la Comunidad Autónoma, la Atención Primaria y los hospitales, especialmente en las mujeres mayores de 70 años con patología pulmonar, para reducir los riesgos de la DRE y sus elevados costes hospitalarios.

Este estudio, en el que también ha participado el director gerente de Ribera Hospital de Molina, Pedro Hernández Jiménez, está financiado por la Cátedra de Investigación Hospital de Molina de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM).  

Pedro Hernández Jiménez: “En enfermedades infecciosas no hay un 100% de inmunidad”

enfermedades
  • El director gerente de Ribera Hospital de Molina ha explicado que las personas que han pasado el coronavirus y las que han sido vacunadas pueden volver a contraer la enfermedad
  •  El uso correcto de la mascarilla, el lavado de manos y la distancia social, junto con la vacuna, continúan siendo las medidas de protección frente a esta quinta ola

La quinta ola está demostrando que nadie es inmune al coronavirus, ni siquiera los más jóvenes, de hecho, el perfil de los contagiados en la Región de Murcia en esta quinta ola de pandemia responde a personas jóvenes de entre 20-40 años. Mientras que son las personas de entre 40-80 años los que presentan síntomas más agudos y requieren de ingreso hospitalario, incluso de UCI. 

“Se están dando casos de personas que han pasado la enfermedad, pero no han adquirido la inmunidad suficiente como para no volver a reinfectarse. Y también se dan casos de personas vacunadas, incluso con la pauta completa, que terminan contagiándose. Pero eso no significa que las vacunas no sirvan. De hecho, se está demostrando que son válidas porque el número de personas vacunadas contagiadas es muy pequeño. Pero sí debemos tener en cuenta que en enfermedades infecciosas no hay un 100% de inmunidad”, explica Pedro Hernández Jiménez, director gerente de Ribera Hospital de Molina, gestionado por el grupo sanitario Ribera, y miembro del comité técnico-científico de seguimiento del COVID-19 en Molina de Segura.

Hernández Jiménez insiste en que las personas vacunadas que hayan dado positivo en coronavirus también pueden contagiar. Por eso es importante que sigan respetando las medidas de prevención: confinarse hasta que tengan una PCR negativa, usar mascarilla, lavado de manos, distancia de seguridad, reducir al máximo los contactos, etc. Y si el contagio se produce entre la primera y la segunda dosis de la vacuna, el protocolo establece la interrupción de la vacunación, adopción de todas las medidas de prevención y retomar la vacunación una vez transcurridos 6 meses desde que se tenga una PCR negativa.

En algunos casos, estos contagios se están produciendo por variantes del virus SARS-CoV-2, y los síntomas siguen siendo los mismos: sintomatología respiratoria y de aparato digestivo, lo que se traduce en diarrea, vómitos, náuseas, tos, fiebre, disnea, etc.

Por otra parte, se ha detectado una presencia cada vez más notable del llamado “Covid persistente”, es decir, pacientes que manifiestan síntomas del Covid incluso meses después de haber sufrido la infección. Tal y como señala el director gerente de Ribera Hospital de Molina, “no se sabe muy bien a qué se debe. Puede ser por autoinmunidad, es decir, nuestro organismo continúa generando anticuerpos que reaccionan frente a nuestro propio organismo; por correlación con otros virus concomitantes como el virus de EPSTEIN-BARR, el citomegalovirus u otros; etc.”.

Pedro Hernández Jiménez apela a la responsabilidad individual para seguir respetando las medidas de protección frente al coronavirus: uso adecuado y correcto de la mascarilla, lavado de manos y distancia social.