21 de septiembre: Día Mundial del Alzheimer

21 septiembre 2015.- Con motivo del Día Mundial del Alzheimer, que se celebra hoy lunes 21 de septiembre, el Director-Gerente del Hospital de Molina, Pedro Hernández Jiménez, recuerda la importancia de situar un día como hoy en el calendario “para que nunca nos olvidemos de estos pacientes, que viven sin recuerdos y, ante todo, no nos olvidemos del apoyo que necesitan constantemente los familiares de estos enfermos. Ellos sufren, quizá, mucho más que los propios pacientes”.

Desde el Hospital de Molina se incide en la importancia de un diagnóstico temprano para combatir esta patología, atendiendo a una serie de señales de advertencia de esta enfermedad y otras demencias (según la Alzheimer’s Association http://www.alz.org/espanol/signs_and_symptoms/las_10_senales.asp):

Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana, especialmente en etapas tempranas: olvidar información recién aprendida, fechas o eventos importantes; solicitar la misma información repetidamente; depender de sistemas de ayuda para la memoria (notas, dispositivos electrónicos) o de familiares para hacer cosas que antes hacía uno solo.

¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? Olvidarse de vez en cuando de nombres o citas pero acordándose de ellos después.

Dificultad para planificar o resolver problemas: dificultad para manejar las cuentas mensuales, problemas de concentración, etc.

¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? Cometer errores, de vez en cuando, al sumar y restar.

Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en su tiempo libre: dificultad para llegar a un lugar conocido, recordar las reglas de un juego conocido, etc.

¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? Necesitar ayuda, de vez en cuando, para utilizar algún electrodoméstico.

Desorientación de tiempo o lugar.

¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? Confundir el el día de la semana, pero darse cuenta después.

Dificultad para comprender imágenes visuales y cómo objetos se relacionan entre sí en el ambiente.

¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? Cambios de la vista relacionados con las cataratas.

Nuevos problemas con el uso de palabras en el habla o lo escrito: problemas para seguir o participar en una conversación.

¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? Tener dificultad, a veces, en encontrar la palabra exacta al hablar.

Colocación de objetos fuera de lugar y la falta de habilidad para reconstruir sus pasos: a veces, es posible que acusen a los demás de robarles. Esto puede ocurrir más frecuentemente con el tiempo.

¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? De vez en cuando, colocar objetos en un lugar equivocado.

Disminución o falta del buen juicio.

¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? Tomar una mala decisión de vez en cuando.

Pérdida de iniciativa para tomar parte en el trabajo o en las actividades sociales.

¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? Estar a veces cansado de las obligaciones del trabajo, de familia y sociales.

Cambios en el humor o la personalidad: pueden llegar a ser personas confundidas, sospechosas, deprimidas, temerosas o ansiosas. Se pueden enojar fácilmente en casa, en el trabajo, con amigos o en lugares donde están fuera de su ambiente.

¿Qué son cambios típicos relacionados con la edad? Desarrollar maneras muy específicas de hacer las cosas y enojarse cuando la rutina es interrumpida.

Si se experimentara una o más de estas señales en cualquier grado, por mínimo que sea, se debe acudir al médico. Además, junto a esta detección precoz, es recomendable ejercitar la memoria y la función intelectual. Mantener una dieta equilibrada, baja en grasas, protege frente al deterioro cognitivo y la vitamina E ejerce un efecto protector.

Enlaces Relacionados:

http://www.alz.org/espanol/signs_and_symptoms/las_10_senales.asp

Planificar y organizar las comidas, fundamental para mejorar nuestros hábitos alimentarios

24 septiembre 2015.- Igual que antes del verano, muchos se pusieron a dieta por la operación bikini, ahora en septiembre, muchos tratan de hacer lo mismo para compensar los excesos cometidos en verano. Sin embargo, desde la Unidad de Dietética y Nutrición del Hospital de Molina, se recomienda no hacer cosas radicales en momentos como éstos, porque nos puede provocar ansiedad y no nos permitirá conseguir nuestro objetivo final: sentirnos bien gracias a la alimentación: “No se puede mejorar la salud, si no se mejora primero la alimentación. Mi recomendación es que, en lugar de hacer dieta, seamos capaces de cambiar de hábitos. Y para ello, es básico planificar y organizar las comidas”, afirma la Nutricionista del Hospital de Molina, Rebeca Pastor Valero.

Para conseguir ese cambio de hábitos, Pastor Valero propone una serie de recomendaciones:

Ser conscientes de lo que realmente queremos conseguir y hacer. De lo contrario, no sirve de nada.
Organizar en familia los menús de la semana: esto facilita que los menús sean a gusto de todos los miembros de la familia y, además, permite ahorrar dinero porque compraremos solo lo que necesitamos.
Preparar la lista de la compra en función de los menús que hemos organizado.
Planificar los momentos de cocinar en función de los horarios de trabajo, actividades, etc., de manera que las comidas estén preparada con antelación. Así, evitaremos picoteos innecesarios.
Contemplar la posibilidad de cocinar una cantidad mayor de comida, para poder congelar lo que sobre y disponer de esa comida otro día.
Las frutas y las verduras deben ser la base de la alimentación, por eso debemos tenerlas siempre en casa: frescas, congeladas o en conserva (botes de alcachofas, espárragos, tomates,…; bolsa de judías verdes congeladas,…; verdura fresca troceada y congelada; etc.)
Planificar comidas de alto valor nutritivo, donde estén presentes pescados, carnes, legumbres con cereales, huevos, pastas integrales, arroz integral, etc.
Comer más alimentos y menos productos.
El agua debe seguir siendo la base de nuestra hidratación.
Dar la misma prioridad a la alimentación que a la actividad física.

En definitiva, según la Nutricionista del Hospital de Molina, “cuando comemos de manera pautada, conseguimos el equilibrio de nutrientes que necesita nuestro organismo, por lo que mejoramos a nivel físico y a nivel mental”.

#RecetaSaludable: Este año, sumamos más: + alimentación, + sonrisa, + movimiento.

Enlaces Relacionados:

Plasma Rico en Plaquetas: tratamiento para lesiones ortopédicas y dolor articular

14 septiembre 2015.- Después de un período de inactividad, retomar la actividad deportiva puede suponer la aparición de nuevas lesiones o que se agraven aquéllas que no se hayan tratado correctamente con anterioridad. Las más frecuentes son las lesiones por sobrecarga o por movimientos repetitivos sin una adecuada preparación. Los tratamientos son variados – medicación antiinflamatoria, reposo, modificación de la actividad, fisioterapia,… -, pero en ocasiones difíciles de cumplir, porque tienen efectos secundarios o no resultan efectivos en todos los casos.

Desde el Servicio de Traumatología del Hospital de Molina, el Dr. Diego Giménez Belmonte explica que una alternativa cada vez más usada en el ámbito deportivo son las infiltraciones con Plasma Rico en Plaquetas (PRP): “Es una opción terapéutica para múltiples tipos de lesiones ortopédicas y dolor articular que consiste en la infiltración de una alta concentración de las propias plaquetas del paciente directamente en el sitio lesionado o enfermo, con el fin de promover su curación o mejorar la sintomatología. Las plaquetas promueven la curación por la liberación de factores de crecimiento, que ayudan a la regeneración tisular”.

La terapia con PRP no precisa de ingreso hospitalario y se realiza en quirófano ambulatorio: “La infiltración puede ser guiada por ecografía para asegurar la óptima localización de la lesión o lugar de infiltración. Después del tratamiento, es normal la presencia de enrojecimiento y leve aumento de temperatura en los siguientes dos días. Existen muy pocas contraindicaciones para el uso de PRP al extraerse de la propia sangre del paciente y sus efectos secundarios son muy poco frecuentes y generalmente de poca importancia”, asegura el Dr. Giménez Belmonte.

Las indicaciones del PRP en el ámbito deportivo son numerosas:

Tendinitis: hombro doloroso, epicondilitis, rodilla de saltador, tendinitis aquilea, rodilla de corredor.
Lesiones musculares: rotura fibrilar, hematomas, distensiones.
Lesiones ligamentosas: esguinces.
Lesiones cartilaginosas.
También se utiliza tras la cirugía de lesiones tendinosas del manguito rotador o lesiones ligamentosas, sobre todo en reconstrucción del ligamento cruzado anterior en deportistas para mejorar la cicatrización.

El traumatólogo del Hospital de Molina indica que el PRP está consiguiendo buenos resultados en la mayoría de los pacientes, evitando en algunos casos largos períodos de inactividad deportiva e incluso la necesidad de realizar un tratamiento quirúrgico: “Esta técnica correctamente indicada y realizada siguiendo los protocolos establecidos es muy segura y obtiene buenos resultados clínicos tanto de pacientes deportistas como en otros tipos de patología”, asegura el Dr. Giménez Belmonte.

Enlaces Relacionados:

http://www.cirugiadelhombro.es/tratamientos/infiltraciones-con-prp/